viernes, 21 de julio de 2017

hablando en la piscina. inmaculada Martin

Intentare este verano meter dibujos de la piscina, en diferentes actividades, estas señoras me han encantado, tan relajadas, felices.....y gorditas.


jueves, 20 de julio de 2017

De vuelta de la IX edición de De vuelta con el cuaderno

Enlazo a un álbum de fotos en facebook por si os interesa encontraros y rememorar los buenos días pasados. https://www.facebook.com/clara.martamoreno/posts/1252917761501711

Gracias a todos ha sido, nuevamente, un EXITAZO el Curso  De vuelta con el cuaderno #EsculturaesDibujo 2017. Un sin parar, pero todo alegría, buenos gestos, acompañamiento, reconocimiento, aprendizaje y felicidad. 
Nos lo hemos pasado como niños en el cole, y hemos aprendido más que estudiantes en la universidad. BRAVO A TODOS, y os emplazo a la X y ÚLTIMA edición que será; si nada lo impide, en las mismas fechas dentro de un año ( 1,2 y 3 de Julio del 2018 ) con "La Erótica del Dibujo".




































miércoles, 19 de julio de 2017

Mi primer martes dibujado

Ayer en la sesión de dibujo De de vuelta con el cuaderno que venimos realizando cada tercer martes de mes en CaixaForum Zaragoza. Me lo pasé muy bien, aunque desobedecí las pautas de Inma, que marcaba sólo línea y a mí el cuerpo me pedía color. Cualquier día vuelvo al formato gigante en rollo, con brocha, pincel, esponja y mano. 

lunes, 17 de julio de 2017

XIII Cuaderno de viaje

Es curioso como el formato y tipo de papel nos influyen a la hora de trabajar. Este cuaderno, un canson 180º que me dió Clara en el anterior curso, es de menor gramaje que los que solía usar, lo cual ha hecho que dibuje más descontroladamente, como hace un tiempo. En fin, juzguen ustedes mismos.

CAPULLO CUADERNO


Sí, capullo. No mereces ser pupa por inocuo y crisálida es una cursilada. Eres esa fase de todos conocida, la del final, cuando te quedan apenas cuatro hojas y el tiempo pasa tan lento ¡con las ganas que tiene uno de acabarte!



Capullo cuaderno te envuelve en esas cuatro hojas pegajosas y densas y te mueres de ganas de librarte de él, de perder de vista su gramaje, su formato, su textura, su manera de desencuadernarse y los dibujos de meses y meses que contiene. A veces de años.

Capullo cuaderno no precede necesariamente a cuaderno con alas, quizá a cuaderno de estreno, y la memoria se activa con todo eso que has visto hacer a otros, con materiales, modos y motivos diferentes ¿por qué no probé?...

Capullo cuaderno puede revolucionarte la bolsa, el estuche y la paleta de color desembocando en un asalto compulsivo a la papelería y en una orgía consumista.

Capullo cuaderno despierta expectativas que no se cumplen: quiere siempre, sin conseguirlo, coincidir con un viaje, un momento especial, un evento  y no: nunca es así.

Después del capullo cuaderno no hay nada, o se ve la cegadora luz de otro en blanco, o escribes una lapidaria frase, o flotas hasta ver tu mano desde lo que pintas, o contemplas tus dibujos en Instagram como en una película, o hay paraísos e infiernos gráficos, o el dios Feisbuk pesa el papel en su balanza implacable, o los pinceles transmigran según el karma de sus aguadas o, por un estante, hay reunión de ancestros...

Capullo cuaderno... Qué estupidez, qué pérdida de tiempo, qué ganas, qué hastío, qué oportunidad, qué pereza, qué esperanza, que ilusión, qué miedo, qué suerte... Qué misterio.